Poco a poco el “brunch” se ha ido posicionando como una entretenida alternativa gastronómica para el fin de semana en Santiago.

Bajo esta misma premisa, el restaurante El Cid de Hotel Sheraton incorporó desde hace dos meses esta propuesta que puedes disfrutar todos los sábados y domingos de 13:00 a 16:00 horas. Se trata un completo buffet preparado por la chef  Silvana Mateluna, que incluye entradas, fondos y postres servidos en su mayoría en formato delicatessen, más bebidas y coctelería con espumante Undurraga (kir royal, pasionjito y wild berries).

Te recomendamos partir la experiencia con un Pasionjito, un refrescante coctel preparado con Undurraga Brut,  jugo de maracuyá, jarabe de goma y menta fresca, para luego continuar en la estación de ceviche, donde una persona te prepara el que gustes en el momento, como si estuvieras en una pescadería.

En la zona caliente, en tanto, se ofrecen desde empanadas de pino y omelletes, a parrillada con surtido de carnes, charquicán, guiso de carne con vino tinto, pescado, arroz, ñoquis con champiñones y verduras salteadas, entre otras delicias.  La zona de los postres sin duda es la más entretenida de todas, porque tiene desde sopaipillas con chancaca – un imán para los extranjeros- a calzones rotos, picarones,  leche asada, berlines, papayas rellenas, alfajores, brazo de reina y el postre estrella: el cheesecake de mote, tan rico y suave como el original.

Todo el brunch es elaborado con productos frescos del día, lo que se nota tanto en la presentación como en el sabor.  Las comidas también las puedes acompañar con macerados de piña, pomelo, naranja, pomelo y limón/ jengibre, además de bebidas ilimitadas. Los vinos no están incluidos.

Junto con el montaje y los sabores impecables del brunch, cabe destacar la atención cordial y dedicada del personal del restaurante, siempre preocupados de atendernos como reyes y de explicarnos cada uno de los platos que aquí se sirven.

Una excelente alternativa no solo para un almuerzo familiar, sino también para cumpleaños y celebraciones especiales. Les recomendamos ir con tiempo para disfrutar cada uno de los platos que aquí se sirven y si el clima les acompaña, elegir una mesa  de la terraza con vista única a la piscina y al cerro San Cristóbal, que hacen desconectarse por algunas horas del ajetreo de la ciudad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*